Consul Ecuador en Milan Maria Gabriela Vera

Entrevista a la Cónsul General de Ecuador en Milán: «Soy Gabriela, la cónsul al servicio de mi pueblo»

¿Cómo es la vida de un cónsul?… Ajetreada con 30 a 40 actividades por asistir y organizar en beneficio de la propia comunidad al que representa. ¿Y qué hacen cuando no son cónsules y son ellos mismos?: Son como tú o como yo, esperando el día de descanso para dormir hasta tarde e ir de shopping. Así se muestra la neo cónsul General de Ecuador en Milán, Gabriela Vera. Bajo el brazo deslumbra un curriculum A1 que le hizo merecedora al cargo que desempeña, también es la buena hija que compenzó cada sacrificio de sus padres. En casa, el orden y limpieza es un acto sin tregua; y si de consentir a los invitados se trata, un plato de ceviche es su arma vencedora.

TCG News tocó la puerta a la vida privada de Gabriela, la Cónsul de los ecuatorianos, y esto fue lo que descubrimos…

¿La primera situación difícil en afrontar como neo cónsul fue el terremoto del Ecuador?
Así es, días antes a lo ocurrido inicié mis actividades (ocupando el puesto de Narcisa Soria Valencia, hoy Cónsul General de Ecuador en Génova); fue el momento y lugar oportuno para apoyar a mi país y a mi ciudad natal Manabí, una de las ciudades más golpeadas y donde tengo familiares que radican.  Gracias a mi comunidad logramos contribuir con donaciones de alimentos y medicinas. Lo que demostró solidaridad y amor por la patria.

¿Qué diría al ciudadano que no siente confianza en su consulado?
El consulado es la casa de los ecuatorianos y así lo deben sentir. La mejor manera de expresarnos y ser escuchados es entablando una mesa de diálogo. En el consulado trabajamos por dar un servicio con un agregado de humanidad. Estoy orgullosa en representarlos, estaré disponible en escucharlos y buscar una solución a sus problemas.

¿Cómo es la agenda de un cónsul?
(Uff) Repleta.  A la semana suman de 30 a 40 actividades entre el consulado, la institución italiana, el grupo consular latinoamericano y actividades que realizan las diferentes asociaciones con quienes comparto sus inquietudes y hasta un rico plato de arroz con pollo.

“Con las asociaciones no sólo comparto sus inquietudes sino también un rico arroz con pollo”

La conversación se interrumpe con una mirada de terneza que está por convertirse en gotas de lluvia de la señora Leonor Basurto García, madre de la entrevistada. Comprendí, que la ruleta de preguntas aplomadas necesitaban dar paso por conocer a Gabriela Vera…
“Dormir hasta tarde, cocinar junto a mi madre e ir de shopping con ella es lo que haré cuando mi agenda me lo permitirá”; revela Gabriela que es acompañada por la madre Leonor Basurto quien la apoya en estos primeros meses de su actividad laborativa.

“Mi Gabriela nunca decía: No puedo. Un día la profesora me agradece por las cañas que, supuestamente, había traído para que construyan una casita de campo en la escuela, ahí me entero que Gabriela fue la única en comprometerse sin decirnos nada; ya me imagino cuanto habrá caminado para buscar esas benditas cañas”, ríe Leonor mirándole a los ojos y dice: “Tu padre estaría orgullosa de ti, así como lo estoy yo”, exclama la dichosa madre.

 Entre miradas y sonrisas, unión del cordón umbilical que las une; continúo en mi búsqueda por conocer a Gabriela. Y la pregunta cae por sí sola…
¿Conoció al primer enamorado de su hija?
Sí, debo decir que era un muchacho agradable y respetuoso; los enamorados de mi hija siempre fueron chicos de bien.

-Interrumpe Gabriela para decir- “Pero sólo fueron contaditos como la mano mami” –aclara- Gabriela con una sonrisa, para luego decir que hará un espacio en su agenda cuando llegará la persona indicada, hasta entonces el trabajo por servir a su comunidad es su prioridad.

“No sólo compartimos proyectos de trabajo, tambien confidamos nuestra vida privada. Detrás de un cónsul, hay una persona”

Gabriela nació en la provincia de Manabí, ciudad pequeña para sus aspiraciones. Como terminó el colegio se fue a la capital de Quito para estudiar abogacía en la Universidad Católica de Guayaquil para después seguir preparando sus metas junto a sus maletas y enrumbarse a Bélgica, España, Inglaterra, Irlanda, Grecia, Holanda, República Checa… viajes que enriquecieron su curriculum y llenaron de aventura su mochila viajera.

“Estoy orgullosa de la familia que tengo. Todos mis logros van dedicados a mis padres, mi papá a pesar que no está con nosotros fue mi estímulo para continuar”, dice emocionada Gabriela, mismo sentimiento que la embarga cada vez que visita a su único hermano en New Yersy donde radica 15 años.

Mi curiosidad que no entiende límites, continuó y pregunté…
¿La relación que mantienen entre cónsules es solamente lavorativa o también de amistad?
“No sólo se comparten ideas u opiniones para proyectos de trabajo sino también confidamos parte de nuestra vida privada con la persona con quien sentimos mayor afinidad. Recordemos que detrás de un cónsul hay una persona”, hizo hincapié dejando al descubierto su afinidad con sus homólogas de Colombia, México y El Salvador.

La entrevista con Gabriela se concluye con una sonrisa y un gracias, pero es hora de retirarse porque mañana será un día muy trajinado…

 
RIPRODUZIONE RISERVATA © Copyright TCG News


Pubblicato

in

, , ,

da