19 Settembre, 2021

La fuerte ola de calor golpea a Italia con máximas de hasta 48 grados

La fuerte ola de calor golpea a Italia con máximas de hasta 48 grados

En Siracusa, al sureste de la isla italiana, el termómetro superó los 48 grados de Atenas en 1977, máximo europeo de calor hasta la fecha

La ola de calor Lucifer está convirtiendo Italia, y en particular el sur del país, en un infierno con temperaturas que superan constantemente los 40 grados y que en muchas ocasiones rondan los 45. Aunque el episodio está afectando con especial severidad a las regiones de Sicilia, Calabria y Apulia, en el extremo sur, en el norte también se han disparado los termómetros y varias ciudades están en el máximo nivel de alerta estos días.

En Siracusa, una ciudad costera en el extremo oriental de Sicilia, el mercurio alcanzó el miércoles los 48,8 grados, según las mediciones del Servicio Informativo Agrometeorológico (SIAS) del gobierno regional. Esta temperatura extrema aún tiene que ser validada en los próximos días por la Organización Meteorológica Mundial, pero de confirmarse supondría un nuevo récord de calor en Europa, ya que la mayor marca registrada oficialmente hasta el momento, de 48 grados, se dio en Atenas en 1977. En 1999 se alcanzaron los 48,5 grados en una estación no oficial de Catenanuova, también en Sicilia, pero no fueron confirmados.


Imágenes de los incendios en Italia, donde la región sur es la más afectada

Aunque es indudable que las temperaturas son excepcionalmente altas, los valores exactos dependen de los métodos de medición que se empleen y de su precisión. Por ejemplo, los termómetros electrónicos, expuestos al sol, de algunas farmacias sicilianas llegaron a marcar 51 grados. Los medidores del Ejército han registrado temperaturas que rozan los 45 grados como máximo en numerosos puntos de la isla, en particular en áreas del interior. En Cerdeña se han alcanzado picos de 43,1 grados, en Calabria (la punta de la Bota) se rozaron los 42; y en Campania, con capital en Nápoles, y en el Lazio, donde se encuentra Roma, se llegó a los 40 grados.

Este jueves, en total en todo el país hubo 10 ciudades ―hace dos días fueron solamente cuatro― en alerta roja, el máximo nivel, por altas temperaturas, como Palermo, Bari. Bolonia o Roma, donde el asfalto se derrite al paso de los peatones. Para el viernes, el Ministerio de Sanidad ha añadido otras cinco localidades a la lista, entre ellas Florencia y la norteña Bolzano, ya al borde de los Alpes. Se espera que los termómetros sigan desbocados durante el fin de semana. La alerta roja se utiliza en el boletín de la ola de calor del ministerio para marcar los centros urbanos en los que hay un alto riesgo para toda la población, y no solo para los sectores más débiles, como los enfermos y los ancianos, para lo que se utiliza la alerta naranja.

El Mediterráneo, en llamas

La situación, con valores tórridos por encima de los 40 grados, se replica en gran parte del Mediterráneo oriental, donde países como Grecia, Macedonia del norte, Albania, Argelia o Turquía están atravesando las peores olas de calor de los últimos años y son pasto de las llamas.

Un incendio en Giarratana (Sicilia), el pasado miércoles.
Un incendio en Giarratana (Sicilia), el pasado miércoles. ANTONIO PARRINELLO / REUTERS

Las altas temperaturas llegan tres días después del contundente informe científico del IPCC, el panel de la ONU de expertos en cambio climático, que advierte de que la acción del ser humano ha provocado ya alteraciones sin precedentes en el sistema climático, lo que, advierte el científico italiano especializado en climatología Antonello Pasini, del Consejo Nacional de Investigaciones, está relacionado con los fenómenos meteorológicos extremos. Estos que se producen “en el Mediterráneo y en Italia se deben en gran medida al calentamiento global antropogénico y a la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Este calentamiento global ha producido importantes cambios en nuestras latitudes, especialmente en la circulación del aire. La circulación ecuatorial-tropical se ha ampliado hacia el norte, de modo que los anticiclones africanos, que solían permanecer sobre el desierto del Sahara, pueden ahora entrar en el Mediterráneo”, afirma. Y puntualiza: “Hasta hace unas décadas los veranos mediterráneos estaban dominados por el famoso anticiclón de las Azores que, llegando desde el Atlántico y adentrándose en el Mediterráneo, actuaba como un colchón de aire estable que nos protegía de las perturbaciones procedentes del norte de Europa y del feroz calor africano. Ahora, con este ensanchamiento de la circulación ecuatorial-tropical, los anticiclones africanos tienen vía libre para entrar, provocando fuertes olas de calor”.

Esta temperatura extrema y sostenida ha agravado los numerosos incendios que se extienden por la Italia meridional, sobre todo en Sicilia, donde se ha tenido que evacuar a los habitantes de algunas zonas- En Calabria, donde han fallecido tres personas a causa del fuego, se ha movilizado al Ejército para luchar contra las llamas. En todo el país el miércoles había más de 30 focos activos contando también los de Cerdeña, Basilicata, Campania, Lacio y Apulia.

Aunque muchos de los fuegos son provocados, la asociación agrícola Coldiretti ha estimado que el cambio climático ha favorecido que los incendios se tripliquen en comparación con la media entre 2008 y 2020. La asociación ha recordado que a los destrozos inmediatos hay que añadir los daños a largo plazo, teniendo en cuenta que se necesitarán unos 15 años para recuperar todo el ecosistema forestal y todas las actividades humanas tradicionales, desde la recogida de madera hasta la de trufas y pequeños frutos, pasando por la de setas y el ecoturismo.

En este verano marcado por los acontecimientos extremos y las temperaturas abrasadoras, la ola de calor también ha repercutido en los precios de la fruta, que han bajado un 4,9% en comparación con el mismo periodo del año pasado. Los animales también están sufriendo en las granjas y las vacas están produciendo hasta un 10% menos de leche que en periodos menos calurosos. En muchos lugares las llamas han calcinado los pastos y el forraje con el que se alimenta el ganado y también han quemado frutas, verduras, viñedos y olivares.


Related posts

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. maggiori informazioni

Questo sito utilizza i cookie per fonire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o clicchi su "Accetta" permetti al loro utilizzo.

Chiudi